Cómo instalar un disco duro SSD en un iMac de 2012

Meter mano a un iMac de 2012 es una tarea que requiere cierta destreza y trabajar con precaución. Si por la razón que sea no eres alguien “manitas” es mejor que te abstengas de realizar las operaciones detalladas a continuación para decir adiós al engorroso disco duro mecánico de tu iMac. En cualquier caso debes realizarlas bajo tu propio criterio y riesgo.

Bien, damos por hecho que tienes destreza y las herramientas necesarias para acometer la operación del sustitución del HDD mecánico por un disco SSD en tu iMac ¿vamos a ello?

El modelo de iMac que nos ocupa es uno de finales de 2012 de esos más delgados y estilizados, de los que ya no llevan unidad óptica, de 21,5 pulgadas, de los que llevan la pantalla fijada al cuerpo del iMac con cinta adhesiva de doble cara, y esa será la dificultad más grande que deberemos enfrentar.

Despegar la pantalla del cuerpo del iMac es una tarea delicada que debe realizarse con paciencia, poco a poco y sin prisas porque una mala presión puede romper el cristal sintético que la forma y meternos así en un problema mayor y más caro de solucionar.

Herramientas necesarias

Para llevar a cabo la operación vamos a necesitar:

– El disco SSD elegido (Samsung 850 EVO 1TB)
– Púas de guitarra o piezas pequeñas de plástico rígido
– Cinta adhesiva de doble cara de calidad (Ceys Montack)
– Destornillador Torx del número 10
– Paciencia

Disco duro SSD Samsung EVO 850 de 1TB
Nuestro nuevo y rápido disco duro Samsung de 1TB de capacidad

Para empezar nos aseguramos de que el iMac está desconectado de la corriente, parece obvio pero he visto de todo en mi vida como técnico de microinformática.

Separar la pantalla del cuerpo del iMac

Vamos primero a acometer una de las partes más delicadas del proceso por su relativa complejidad. Aquí es donde tener cierta destreza con las manos es fundamental ¿preparado?

iMac de finales de 2012
Nuestro flamante iMac entes de comenzar

Aunque no es necesario sí me parece recomendable calentar un poco los bordes de la pantalla con un secador de pelo, no recomiendo una pistola de aire caliente salvo que os aseguréis que no esté a alta temperatura. Vamos insistiendo durante unos minutos por los todos los bordes salvo por la parte de abajo que no va fijado con adhesivo.

Pasados unos minutos de aire caliente insertamos con cuidado la púa de guitarra en la hendidura que separa la pantalla del cuerpo del iMac y muy poco a poco vamos haciendo juego arriba y abajo para ir separando la pantalla. Pondremos especial cuidado al llegar a la zona de la webcam para no dañarla. El resto merece el mismo cuidado pues en esas zonas se ubica por ejemplo la antena wifi y la de Bluetooth, luego las veremos en detalle al retirar la cinta adhesiva original de doble cara del equipo.

Separando la pantalla del cuerpo del iMac
Comenzamos a separar la pantalla con las púas de guitarra

Actuaremos sobre todo el perímetro de la pantalla salvo la base puesto que allí no podemos insertar la púa. Separaremos esa parte haciendo juego hacía arriba con cuidado hasta que se separe del cuerpo del equipo.

Repito, la pantalla va fijada con cinta adhesiva de doble cara por todos los lados salvo por la base de la misma. Cuando la púa ya circule libremente por la hendidura de esos tres lados de la pantalla tumbaremos el equipo antes de realizar la segunda de las operaciones delicadas de este proceso.

Tumbando el iMac antes de retirar la pantalla
Tumbamos el iMac sobre una superficie blanda

Tened mucho cuidado y no tiréis de la pantalla hacía arriba en cuanto se separe del cuerpo del equipo, tenemos que soltar antes el cable de señal de la imagen y el que le proporciona la alimentación. Tenemos dos cables a desconectar, el de la señal de vídeo que tendremos que liberar tirando con cuidado hacía arriba como se ve en la imagen, y luego hacía atrás haciendo un poco de juego. Después quitamos la faja de cables que lleva la alimentación a la pantalla tirando con cuidado en la dirección que muestra la flecha en la imagen.

Soltando la pantalla del iMac
Precaución máxima antes de retirar la pantalla

Sueltos esos cables la pantalla queda liberada del todo así que hacemos un poco de juego arriba y abajo para soltarla de la parte de abajo y retirarla.

Sustituir el disco mecánico por el nuevo SSD de Samsung

Retirada la pantalla queda a la vista el interior del equipo y totalmente a la vista el disco duro que viene se serie con el mismo.

Interior del iMac
Vista del interior del iMac tras retirar la pantalla

Con el destornillador Torx del número 10 quitamos los 4 tornillos que sujetan la pieza de goma que contiene el disco y lo liberamos, le desconectamos el cable de datos y el de alimentación para liberar del todo el disco y ya hemos llegado a la mitad de la operación.

Disco duro mecánico a la vista
Ya tenemos a la vista el objetivo de nuestro trabajo de hoy

Separa en orden estricto las piezas que vas sacando para montarlas después en el orden inverso y que cada tornillo vaya al lugar que corresponde. Como puedes ver son 4 tornillos pero de tres medidas diferentes.

Retiramos las sujeciones del disco duro original
Las sujeciones del disco duro retiradas

El disco duro quedará ahora tan solo unido al equipo por los cables de corriente y datos del mismo. Haciendo juego los soltaremos y por fin retiraremos la unidad.

Disco duro liberado
Disco duro antes de desconectarlo del equipo

Una vez fuera del equipo despegamos la cobertura de goma del disco, que va fijada con cinta adhesiva de doble cara, y ya habremos terminado con esta parte del proceso.

Disco duro fuera del iMac
El viejo disco mecánico por fin fuera del iMac

Fuera gomas y disco desmontado. Recuerda que el disco está en buen estado -al menos en este caso- y montado en una caja externa USB puede seguir dando buen servicio.

Disco duro totalmente desmontado
Disco por fin liberado

En el lugar del HDD ponemos el SSD en el cobertor de goma conectando de nuevo la alimentación y los datos, colocamos el disco de nuevo en su emplazamiento.

Disco SSD Samsung con sus protecciones
Disco SSD con sus protecciones de goma colocadas

Para finalizar esta parte del proceso colocamos las piezas que fijan el disco al cuerpo del equipo con sus tornillos y ya podemos pasar a la última fase de nuestra intervención.

Disco SSD Samsung montado en iMac
Así luce el SSD ya montado en su emplazamiento

Fijando la pantalla de nuevo al cuerpo del iMac

Con los dedos vamos retirando los restos de la cinta adhesiva de doble cara tanto del cuerpo del iMac como de la pantalla hasta que no queden restos. Es recomendable limpiar entonces ambas partes con alcohol isopropílico para retirar cualquier resto de adhesivo y grasa de los dedos de las superficies.

Retirando la cinta adhesiva original
Retiramos la cinta adhesiva sin dejar restos

Ahora ponemos cinta adhesiva de doble cara en el cuerpo del equipo, recomiendo una de buena calidad, en este caso uso cinta Ceys Montack, para lograr una fijación firme y duradera de la pantalla al equipo. Retiramos el protector de la cara superior y presentamos de nuevo la pantalla en su lugar apoyándola desde la base pero dejando un espacio para conectar de nuevo el cable de señal y el de alimentación de la pantalla.

Colocando la cinta adhesiva
Cinta adhesiva con el protector por retirar

Una vez conectados ambos cables cerramos la pantalla haciendo presión de manera lo más uniforme posible de la misma contra el cuerpo del equipo, poco a poco, asegurándonos que pega perfectamente y no quedan zonas sueltas o mal unidas, dedicaremos el tiempo que sea necesario hasta asegurarnos que está bien sujeta al equipo.

He elegido esta cinta adhesiva de doble cara porque tiene un grosor de algo menos de un milímetro y es ideal para que la pantalla quede bien fijada y a la vez perfectamente alineada. Ni se nota que el equipo ha sido manipulado.

Hemos llegado al final del proceso, nuestro iMac de finales de 2012 luce como nuevo pero su corazón ha sido renovado y ganaremos velocidad de funcionamiento de tal manera que parecerá que estrenamos iMac.

En este ejemplo hemos pasado de un tiempo de arranque de 1:45 minutos unos impresionantes 18 segundos. Por tiempo de arranque entiendo el tiempo que pasa desde que presionamos el botón de encendido hasta que llegamos a la pantalla donde debemos teclear nuestra contraseña para cargar el escritorio.

Falta instalar el sistema operativo, que puedes hacerlo desde una copia de seguridad de Time Machine, clonando el disco o bien instalándolo en limpio, que me parece lo más recomendable, desde una memoria USB o un disco de instalación en una unidad óptica USB externa. Pero eso es motivo de otra entrada.

¿Has realizado el proceso siguiendo estas instrucciones? ¿Qué tal ha ido la operación? ¿Alguna recomendación o apunte al texto de esta entrada? Puedes comentarlo justo aquí abajo, seguro que tu experiencia y comentarios pueden aportar valor a la entrada y ayudar o animar a otros usuarios y usuarias a hacerlo.

Elaborar esta publicación ha llevado, entre pitos y flautas, un total de 10 horas de trabajo. Si te ha sido de utilidad puedes colaborar en el mantenimiento de Cosas Que Pasan donando la cantidad que quieras usando PayPal.









¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.