La Navidad apesta

Sí, la Navidad apesta. Pero como no quiero que me tachen, como siempre, de borde y antisocial, voy a hacer de tripas corazón y desear a todas y todos los que pasáis por el mal trago de visitar este blog unas felices fiestas.

Papá Noel se da a la bebida

Ya queda menos para que esta tortura se acabe por este año. Igual en 2012 tengo suerte, estoy capando monos en Madagascar, y me libro de volver a pasar por esto. Aunque algo me dice que no voy a tener tanta fortuna.

Si hasta Santa Claus a.k.a Papá Noel se da a la bebida… es una señal de que esto se acaba, los Mayas tenían razón.

Recordar que una buena forma de escapar de esto es ir fumao o mamao todos los días hasta el 7 de enero.

Suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.